Autor: Germán Haikazounian

La clase obrera y sus contingencias: ¿ser o no ser antagónico?

Un marxismo simplificado asumía que el capitalismo terminaría por distribuir a la población en sólo dos clases antagónicas: burguesía y proletariado. Esta última, inevitablemente destinada a encabezar la Revolución. Si el fordismo cuestionó este postulado con la integración de los trabajadores a la sociedad de bienestar, la sociedad post salarial terminó por destruirlo: más que polarización, asistimos al estallido de la clase obrera, sostenido en la desarticulación del trabajo asalariado clásico.